fbpx

Hipertensión en la Edad Pediátrica

Por lo general se cree que la hipertensión o presión alta es un problema exclusivo de los adultos, sin embargo, ésta puede padecerse desde la más tierna infancia.

Al medir la presión se nos dan siempre dos cantidades:
  • La presión arterial sistólica: Es la presión más alta que se alcanza conforme el corazón bombea sangre para que transite por todo el cuerpo.
  • La presión arterial diastólica: Es la presión mínima de la sangre contra las arterias y se crea cuando el corazón toma sangre entre latidos.
Estas medidas no deben estar por encima de las medidas normales, porque en ese caso ya es una hipertensión.

En el caso de los infantes, los niños con sobrepeso son más propensos a padecer de alta presión (hipertensión, es por eso que se recomiendan buenos hábitos alimenticios, actividad física y comidas sin exceso de sal.

Cuando el niño tiene sobrepeso esa puede ser la causa, sin embargo, habría que acudir al cardiólogo-pediatra para descartar una posible enfermedad cardíaca.
Un niño con presión alta debe estar bajo supervisión médica y seguir un tratamiento, ya que en el futuro podría padecer insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular en la vida adulta.

Algunos síntomas que el niño presenta cuando padece hipertensión son:
  • Cansancio
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Alteraciones en la vista
  • Problemas al respirar
  • Mareos
Para hacer el diagnóstico el cardiopediatra pedirá exámenes de laboratorio y tal vez algún estudio cardiológico.

Si la causa es sobrepeso o algún padecimiento cardiológico, en cualquiera de los casos, se le dará tratamiento al niño, obviamente el tratamiento más adecuado, es posible que cambie la dieta y esta se complemente con tratamiento médico y si es por obesidad se recomendará actividad física.

Actualmente se recomienda controlar la presión arterial a partir de los tres años de edad, y de nacimiento a los bebés que nacieron con enfermedades cardiacas congénitas.

Una vez indicado el tratamiento debe seguirse al pie de la letra para controlar la hipertensión y no suspenderlo a menos que el médico lo indique pues de lo contrario la hipertensión regresará.

Si su hijo presenta síntomas, sospecha o ha sido diagnosticado con hipertensión, acuda con el cardio-pediatra, descarte la posibilidad de una enfermedad cardiaca que su hijo reciba tratamiento para prevenir mayores problemas en la edad adulta.

El Dr. Jaime García Bedoy es un prestigiado cardiólogo-pediatra en la ciudad de Tijuana, llame hoy y haga una cita al teléfono: (664)634-3634 lo atenderán de todo corazón.

Contáctenos

Si desea más información complete el siguiente formulario, me pondré en contacto con usted lo más pronto posible

Facebook In Box