fbpx

Soplos

El soplo es un ruido no esperado, se escucha entre los latidos del corazón, puede ser como un silbido, un rechinar, un ruido seco, como fuga de aire o chorro de vapor. Para los padres es preocupante que su hijo tenga un soplo, aunque estos no siempre son graves.

El soplo se puede originar de las siguientes maneras:
  • Por regurgitación: Es cuando la sangre se regresa porque una válvula no cierra correctamente.
  • Por estenosis: La sangre circula por una válvula dura o angosta.
  • Por paso entre las cavidades del corazón o entre 2 vasos a través de un defecto.
Los soplos se clasifican en:
  1. Soplo fisiológico-funcional: Este suele ser pasajero o no, el niño llevará una vida normal, y no siempre requiere de supervisión médica. También se les conoce como soplos inocentes.
  2. Soplo orgánico o patológico: Es un soplo originado por un defecto en los vasos o en las estructuras del corazón. Requiere muchas veces de tratamiento médico, cateterismo o cirugía. Hay que estar atento y lo mejor es que el niño se ponga en manos de un cardiólogo-pediatra.
Dependiendo del momento del ciclo del corazón también se les clasifica a los soplos. El ciclo cardiaco presenta dos momentos importantes: el primero cuando late, se le llama sístole, es cuando el corazón se vacía e impulsa la sangre a través de los grandes vasos: el ventrículo derecho a la arteria pulmonar y el izquierdo a la aorta; está relacionado con la onda de pulso. A continuación, el corazón hace una pausa llamada diástole, en esta parte del ciclo el corazón se relaja, se llena con la sangre procedente de las venas y tiene mayor duración que la sístole. Cuando el soplo se detecta en la sístole se le llama soplo sistólico y si es durante la diástole se le llama diastólico.

Los soplos se clasifican según su escala de intensidad, sus valores oscilan de 1 a 6, siendo el 1 el que se escucha de manera leve y 6 de manera muy intensa. Del grado 1 al 3 solo se escuchan y del grado 4 al 6 además de oírse más fuerte el sonido se puede palpar, poniendo el dedo o la mano en el pecho, a esto se le llama frémito, de diferentes intensidades, llevando al grado del soplo a 4,5 y 6. Para poder clasificarlos el cardiólogo-pediatra deberá escucharlos muy bien con el estetoscopio e identificar en que zona específica del corazón se escucha mejor el soplo, en que momento del ciclo del corazón, si se palpa y la relación con el pulso.

Si unimos estas 2 características podemos decir: es un soplo sistólico grado 4 de 6. La ubicación del sitio donde el soplo es detectado con mayor intensidad es de suma importancia ya que nos orienta mucho al tipo de patología que presenta el paciente.

Una vez que el soplo es detectado por un médico general, médico familiar o un pediatra, el niño debe derivarse con un especialista, en este caso al cardiólogo-pediatra, él será el que diagnostique que tipo de soplo es, que valoración tiene, tal vez haga un examen físico más detallado, es posible que también le pidan estudios como:
  • Radiografía de tórax
  • Electrocardiograma (ECG)
Con estos estudios y los hallazgos de la exploración física el cardiólogo-pediatra realiza un ecocardiograma bien dirigido para confirmar o descartar las posibilidades diagnósticas. Es muy importante llevar a su niño al cardiólogo-pediatra si sospecha que tiene una enfermedad del corazón. Si a su niño le han detectado un soplo en el corazón, llame al consultorio del Dr. Jaime García Bedoy y haga una cita en el número telefónico: (664) 634-3634 donde atenderán el corazón de su pequeño con mucho gusto.

Contáctenos

Si desea más información complete el siguiente formulario, me pondré en contacto con usted lo más pronto posible

Facebook In Box